Polipíldora para la prevención de enfermedades cardiovasculares en una población desatendida

Las personas de nivel socioeconómico bajo y las personas que no son blancas en los Estados Unidos tienen altas tasas de enfermedad cardiovascular.
El uso de píldoras combinadas que contienen dosis bajas de fármacos con beneficios probados para la prevención de enfermedades cardiovasculares puede ser beneficioso en estos individuos.
Sin embargo, hay pocos datos disponibles sobre el uso de la polipíldora en comunidades desatendidas en los Estados Unidos, donde la adherencia a la atención basada en las pautas es generalmente baja.

Se realizó un ensayo controlado aleatorio en adultos sin enfermedad cardiovascular. Los participantes fueron asignados al grupo de polipíldora o al grupo de atención habitual en un centro calificado en Alabama.
Los componentes de la polipíldora fueron: atorvastatina (dosis de 10 mg), amlodipina (2,5 mg), losartán (25 mg) e hidroclorotiazida (12,5 mg).

Los dos resultados primarios fueron los cambios desde el inicio en la presión arterial sistólica y el nivel de colesterol LDL a los 12 meses.

El estudio inscribió a 303 adultos, de los cuales el 96% eran negros. Tres cuartas partes de los participantes tenían un ingreso anual de menos de $15,000.
El riesgo cardiovascular medio estimado a 10 años fue del 12,7 %, la presión arterial inicial fue de 140/83 mm Hg y el nivel inicial de colesterol LDL fue de 113 mg por decilitro.

El costo mensual de la polipíldora era de $26.

A los 12 meses, la adherencia al régimen de policomprimidos, evaluada en función del número de comprimidos, fue del 86%.
La presión arterial sistólica media disminuyó 9 mm Hg en el grupo de la polipíldora, en comparación con 2 mm Hg en el grupo de atención habitual (diferencia, -7 mm Hg; P = 0,003).
El nivel medio de colesterol LDL disminuyó 15 mg/dl en el grupo de la polipíldora, en comparación con 4 mg/dl en el grupo de atención habitual (diferencia, −11 mg/dl; p < 0,001). Una estrategia basada en polipíldoras condujo a mayores reducciones en la presión arterial sistólica y el nivel de colesterol LDL que las observadas con la atención habitual en una población minoritaria socioeconómicamente vulnerable. () Muñoz D et al, N Engl J Med 2019; 381:1114-1123 2019