Nuevo antagonista de los receptores de mineralocorticoides bien tolerado en pacientes con insuficiencia cardiaca e insuficiencia renal crónica

Un antagonista de los receptores de mineralocorticoides de próxima generación se ha asociado con mejores niveles de potasio y tolerancia renal en pacientes con insuficiencia cardíaca y enfermedad renal crónica.

El estudio ARTS de fase II, aleatorizado y doble ciego evaluó los efectos de BAY 94-8862, un antagonista de los receptores de mineralocorticoides no esteroideos, que se cree que está asociado con un riesgo renal más bajo, en comparación con los antagonistas de los receptores de mineralocorticoides de primera generación.

Se presentaron los datos del brazo de la Parte B del estudio ARTS.

El brazo de la Parte B incluyó a 393 pacientes con insuficiencia cardíaca (NYHA clase II/III) y enfermedad renal crónica leve o moderada (tasa de filtración glomerular estimada de 30 a 60 ml/minuto), asignados aleatoriamente a BAY 94-8862 2,5, 5 o 10 mg una vez al día, o 5 mg dos veces al día; placebo o espironolactona (Aldactone).

El estudio se realizó en 55 centros de 10 países.

Los pacientes asignados a cualquier dosis de BAY 94-8862 tuvieron aumentos medios más pequeños en la concentración sérica de potasio que los pacientes asignados a espironolactona (P<0,0001 para la dosificación diaria, P=0,0107 para la dosificación dos veces al día). La incidencia de hiperpotasemia fue del 12,7 % en el grupo de espironolactona, en comparación con el 5,3 % en el grupo de BAY 94-8862 (P = 0,048). Se ha demostrado que todas las dosis de BAY 94-8862 son seguras y bien toleradas. Tanto el fármaco en investigación como la espironolactona produjeron efectos casi iguales sobre el BNP (péptido natriurético tipo B), el NT-proBNP (fragmento N-terminal de la proteína precursora BNP) y la albuminuria. () Fuente: Congreso de Insuficiencia Cardíaca, 2013 2013 Nefro2013