Medicamentos antiinflamatorios: el etoricoxib y el diclofenaco parecen tener incidencias comparables de eventos cardiovasculares trombóticos

Los resultados del Programa Multinacional de Etoricoxib y Diclofenaco para la Artritis a Largo Plazo (MEDAL) mostraron que el etoricoxib (Arcoxia), un inhibidor selectivo de la COX-2, tiene una tasa de eventos cardiovasculares trombóticos comparable a la del fármaco antiinflamatorio no selectivo diclofenaco (Voltaren ).

Se han desarrollado inhibidores selectivos de la COX-2 para reducir la incidencia de eventos adversos gastrointestinales de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) no selectivos, como el ácido acetilsalicílico, el ibuprofeno y el naproxeno.
Sin embargo, el uso de medicamentos selectivos para la COX-2 se asoció con una mayor incidencia de eventos cardíacos, y Vioxx (Rofecoxib) y Valdecoxib (Bextra) se retiraron del mercado.

Etoricoxib no ha sido aprobado en los Estados Unidos, pero está disponible en 60 países de todo el mundo.

En el programa MEDAL, el criterio principal de valoración (tasa de eventos cardiovasculares trombóticos) fue de 1,24 eventos por 100 años-paciente en el grupo de etoricoxib y de 1,30 eventos por 100 años-paciente en el grupo de diclofenaco.

El programa MEDAL involucró a 34.701 pacientes con osteoartritis y artritis reumatoide, mayores de 50 años.

Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir 2 dosis diarias de etoricoxib 60 y 90 mg o diclofenaco 150 mg/día.

El período de seguimiento promedió 18 meses.

Observamos que la tasa de eventos gastrointestinales superiores complicados y eventos que amenazan la vida, incluidos sangrado o úlceras que conducen a perforación u obstrucción, fue la misma entre etoricoxib y diclofenaco (alrededor de 1 paciente en 300 años-paciente).
La incidencia de úlceras no complicadas fue menor con etoricoxib.

Los casos de insuficiencia cardiaca congestiva ocurrieron raramente, pero fueron más frecuentes en el grupo de etoricoxib.
Las dosis más altas de etoricoxib se asociaron con más interrupciones del tratamiento debido a edema, mientras que ambas dosis de etoricoxib se asociaron con más interrupciones del tratamiento por hipertensión.

Los pacientes tratados con diclofenaco experimentaron más interrupciones de la terapia debido a reacciones adversas gastrointestinales y hepáticas.

Debido a que los pacientes tenían artritis debilitante, se consideró poco ético tratar a los pacientes con placebo.
Por lo tanto, este estudio no puede proporcionar un valor para el riesgo absoluto de eventos cardiovasculares con etoricoxib versus ningún AINE.

Según Daniel Jones, presidente de la American Heart Association, las conclusiones del estudio deben recibirse con cautela. ( )

Fuente: American Heart Association – Scientific Sessions, 2006

2006 Reuma2006