Las vitaminas antioxidantes C y E tienen efectos positivos en la reducción de la aterosclerosis coronaria asociada con el trasplante de corazón.

Investigadores de la División Cardiovascular del Hospital Brigham and Women’s de Boston y el Instituto Linus Pauling de la Universidad Estatal de Oregón, Corvallis, realizaron un estudio doble ciego de 40 pacientes que se habían sometido a trasplantes de corazón en los últimos dos años.
Los participantes fueron aleatorizados para recibir 500 mg de vitamina C y 400 UI de vitamina E dos veces al día (n=19), o placebo (n=21), durante un año.
Todos los pacientes también recibieron pravastatina (Sanaprav) durante todo el período de estudio.
Los criterios de valoración primarios fueron el cambio en el índice medio de la íntima (la relación entre el área de la superficie de la placa y el área del vaso) calculado mediante ultrasonografía intravascular (IVUS) y la vasorreactividad coronaria dependiente del endotelio evaluada mediante infusiones de acetilcolina intracoronaria.
Después de un año de observación, el índice intimal creció un 8% en el grupo placebo (SE 2), mientras que permaneció casi estable en el grupo sometido a tratamiento (0,8% p=0,008). La función endotelial coronaria se mantuvo estable en ambos grupos.
Los investigadores concluyeron que la ingesta suplementaria de vitaminas antioxidantes C y E podría retrasar la progresión inicial de la arteriosclerosis coronaria asociada con el trasplante de corazón. ( )

Fang J y otros, Lancet 2002; 359:1108-1113