Las recomendaciones de la AHA/ADA sobre el uso de glitazonas en pacientes con diabetes mellitus tipo 2

La American Heart Association (AHA) y la American Diabetes Association (ADA) han presentado un consenso sobre el uso de glitazonas.

Las glitazonas actualmente en el mercado son: Pioglitazona (Actos) y Rosiglitazona (Avandia).

Antes de prescribir una glitazona el médico:

a) debe evaluar los factores de riesgo (infarto de miocardio previo, enfermedad valvular), que podrían predisponer al paciente a la insuficiencia cardíaca;
b) evaluar la presencia de edema y disnea al inicio del estudio;
c) evitar la asociación con fármacos, como vasodilatadores, que podrían contribuir a la retención de líquidos.

Los pacientes deben informar a su médico cualquier aumento de peso (más de 3 kg), edema, disnea o fatiga después de tomar una glitazona.

No se deben prescribir glitazonas en pacientes con clase III o IV de la NYHA y en aquellos con fracción de eyección baja (<40%). Las glitazonas deben usarse con precaución en pacientes: a) sin cardiopatía conocida, pero con uno o más factores de riesgo de insuficiencia cardíaca;
b) en NYHA clase I o II

Si el paciente tiene retención de líquidos después de los primeros meses de terapia con glitazonas, el médico debe determinar si se ha desarrollado una condición de insuficiencia cardíaca crónica.
El paciente debe someterse a electrocardiografía y ecografía, y si es posible evaluación de los niveles de péptido natriurético cerebral (BNP). ( )

Fuente: Circulación 2003; 108:2941-2948

2003