Las estatinas de alta intensidad reducen el riesgo de mortalidad y amputación en la enfermedad arterial periférica

Nuevos datos mostraron que en pacientes con enfermedad arterial periférica, el uso de estatinas, particularmente las estatinas de alta intensidad, en el momento del diagnóstico se vinculó con menores riesgos de muerte y pérdida de extremidades.

Directrices de la American Heart Association/American College of Cardiology [ AHA/ACC ] de 2013 recomendó que los pacientes con enfermedad cardíaca aterosclerótica deberían tomar estatinas de alta intensidad, pero destacó que la evidencia de su uso en la enfermedad arterial periférica era baja.

Dada la falta de evidencia para respaldar el uso de estatinas de alta intensidad en pacientes con enfermedad arterial periférica, el objetivo de un nuevo estudio fue probar el efecto de la intensidad de las estatinas (basado en las pautas ACC/AHA 2013) con respecto a la amputación y la mortalidad.

Se evaluaron datos de la base de datos de Asuntos de Veteranos de 2003 a 2014.

De los 155.647 pacientes con enfermedad arterial incluidos en el estudio, el 28% no tomaba estatinas.
La proporción de pacientes que tomaban estatinas de alta intensidad fue mayor en pacientes con enfermedad arterial coronaria o carotídea comórbida que con enfermedad arterial sola (6,4 % frente a 18,4 %).

Después del ajuste, los pacientes que tomaban estatinas de alta intensidad tenían un 33 % menos de riesgo de amputación (hazard ratio, 0,67; 95 % IC, 0,61-0,74) y un 26 % menos de riesgo de mortalidad (HR = 0,74; 95 % IC, 0,7- 0,77), en comparación con los que sólo tomaban antiagregantes plaquetarios.

Además, después del ajuste, los pacientes que tomaban estatinas de intensidad baja a moderada tenían un 19 % menos de riesgo de amputación (HR = 0,81; IC del 95 %, 0,75-0,86) y un 17 % menos de riesgo de mortalidad (HR = 0,83; 95 % IC, 0,81-0,86), en comparación con los que tomaban sólo antiagregantes plaquetarios.
Sin embargo, el tamaño del efecto fue más débil para los que tomaron estatinas de intensidad baja a moderada en comparación con las estatinas de intensidad alta, lo que demuestra una relación dosis-respuesta protectora (p < 0,001). Se observaron resultados similares en un análisis comparativo de puntuación de propensión.
Las estatinas de alta intensidad todavía se asociaron con riesgos significativamente menores de amputación y mortalidad, al igual que las estatinas de intensidad baja a moderada, aunque en menor medida.

También se realizaron análisis de subgrupos en función de la edad, el sexo, la diabetes, la enfermedad arterial coronaria comórbida y la raza.
En general, los datos fueron consistentes con los hallazgos principales, pero también se observaron algunas diferencias. Por ejemplo, los pacientes mayores de 75 años tenían un riesgo incluso menor de pérdida de extremidades inferiores que los pacientes más jóvenes cuando tomaban estatinas de alta intensidad.
El efecto de las estatinas de alta intensidad sobre la mortalidad y el riesgo de amputación también se amplificó en pacientes sin diabetes, en comparación con aquellos con diabetes.

El estudio mostró un beneficio de los pacientes tratados con estatinas de alta intensidad antes o poco después del diagnóstico de enfermedad arterial periférica, asociado con un menor riesgo de muerte y amputaciones más adelante en la vida.
Las estatinas de potencia baja a moderada también reducen estos riesgos y pueden ser beneficiosas para los pacientes que no pueden tolerar las estatinas de alta intensidad. ()

Fuente: Circulación, 2018

2018