La retirada de betabloqueantes selectivos se asocia con riesgo de infarto de miocardio

Se ha demostrado que la interrupción abrupta del tratamiento con bloqueadores beta (también llamados antagonistas de los receptores beta adrenérgicos) aumenta el riesgo de infarto de miocardio en pacientes con hipertensión. Debido a que los betabloqueantes difieren entre sí en la farmacocinética y la farmacodinámica, el riesgo de interrupción también puede diferir entre los betabloqueantes.

Investigadores del Centro Médico Erasmus en Róterdam, Países Bajos, examinaron si la interrupción de los betabloqueantes se asociaba con un mayor riesgo de infarto de miocardio en pacientes de edad avanzada, y si los efectos de la suspensión repentina diferían entre un betabloqueante y otro.
Los betabloqueantes se han distinguido sobre la base de su especificidad, lipofilia y actividad simpaticomimética intrínseca (ISA).

El estudio involucró a una cohorte de usuarios de bloqueadores beta en el Estudio de Rotterdam, un estudio prospectivo basado en la población, que inscribió a 7983 sujetos de 55 años o más.

Identificamos a 5288 sujetos que habían sido tratados con bloqueadores beta durante al menos 30 días durante el estudio. De estos, 148 sufrieron un infarto de miocardio.

La interrupción de los betabloqueantes no se asoció con un mayor riesgo de infarto de miocardio en comparación con el uso actual de betabloqueantes.

Los análisis dentro de los subgrupos mostraron un mayor riesgo de infarto de miocardio después de la interrupción del betabloqueante selectivo dentro de los primeros 30 días (riesgo relativo, RR 2,70) y también entre 30 y 180 días después de la interrupción (RR = 2,44).

No se ha demostrado un aumento del riesgo en otros subgrupos de betabloqueantes.

El estudio encontró que suspender los bloqueadores beta no condujo a un mayor riesgo de infarto de miocardio. Sin embargo, la interrupción de los betabloqueantes selectivos se ha asociado con un mayor riesgo de infarto de miocardio durante los primeros 180 días posteriores a la interrupción. ( )

Teichert M et al, Drug Saf 2007; 30: 541-549

2007