La presión del pulso elevada es un factor de riesgo para la fibrilación auricular

La presión del pulso puede ser un factor de riesgo para la aparición de fibrilación auricular, independientemente de la presión arterial.

Un estudio observacional encontró que cada aumento de 20 mmHg en la diferencia entre la presión arterial sistólica y diastólica se asoció con un aumento del 24 % en el riesgo de fibrilación auricular.

Los cambios en el estilo de vida o los tratamientos destinados a limitar el aumento de la presión del pulso con la edad pueden reducir la incidencia de la fibrilación auricular.

Durante un período de observación de 12 años (mediana), de 5331 participantes en el estudio de Framingham analizado, el 13,1 % (n = 698) desarrolló fibrilación auricular.

La incidencia acumulada de fibrilación auricular durante 20 años fue del 5,6 % entre los sujetos con presión del pulso por debajo del percentil 25 ( 61 mmHg).

La probabilidad de desarrollar fibrilación auricular aumenta con el aumento de la presión del pulso.

Un aumento de 20 mmHg en la presión del pulso se asoció con un aumento del 34 % en el riesgo de fibrilación auricular (hazard ratio = 1,34; p < 0,001).
Esta asociación siguió siendo significativa incluso después de ajustes adicionales (más allá de la edad y el sexo).

Por el contrario, la presión arterial media no se asoció con el riesgo de fibrilación auricular. ( )

Fuente: Revista de la Asociación Médica Estadounidense, 2007

cardio2007