La lesión miocárdica es común en pacientes con COVID-19 grave meses después del alta

Mediante resonancia magnética cardíaca, se encontró daño miocárdico en más de la mitad de los pacientes hospitalizados con COVID-19 grave y niveles elevados de troponina unos meses después del alta hospitalaria.

Para este análisis, examinamos a 148 pacientes de seis hospitales (edad media, 64 años; 70 % hombres) con infección grave por el virus SARS-CoV-2 y niveles elevados de troponina, todos los cuales requirieron hospitalización (32 % requirieron ventilación mecánica). Resonancia magnética cardíaca y prueba de estrés con adenosina si está indicado, en una mediana de 68 días después del alta.

Los pacientes con enfermedad grave por COVID-19 a menudo tienen afecciones cardíacas preexistentes, como diabetes mellitus, hipertensión y obesidad.
Durante una infección grave por COVID-19, el corazón también puede verse directamente afectado.
Las resonancias magnéticas cardíacas pueden identificar diferentes patrones de lesión, lo que puede permitir que se realicen diagnósticos más precisos y que los tratamientos se dirijan de manera más efectiva.

A los pacientes con niveles anormales de troponina se les realizaron resonancias magnéticas cardíacas después del alta y los datos se compararon con un grupo de pacientes sin COVID-19 y con los de 40 voluntarios sanos.
La función del VI fue normal en el 89 % de la cohorte general (fracción de eyección media, 67 %).

Se encontró captación tardía de gadolinio y/o isquemia en el 54 % de los participantes hospitalizados por infección grave por COVID-19, que incluía una cicatriz similar a la miocarditis en el 26 %, infarto de miocardio y/o isquemia en el 22 % y patología doble en el 6 %.

La lesión similar a la miocarditis se limitó a tres segmentos miocárdicos o menos en el 88% de los pacientes sin disfunción ventricular izquierda; de estos, el 30% tenía miocarditis activa.

Se observó infarto de miocardio en el 19% e isquemia inducible en el 26% de los pacientes sometidos a pruebas de esfuerzo farmacológico tras el alta.

De los pacientes con lesión isquémica, el 66% no tenía antecedentes de enfermedad arterial coronaria.

No hubo evidencia de fibrosis difusa o edema en el miocardio remoto. ()

Fuente: European Heart Journal, 2021

2021 Inf2021