La depresión en el momento del infarto de miocardio no tiene efecto sobre la mortalidad tardía

La depresión durante la hospitalización por infarto de miocardio se asocia con mortalidad posterior.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos, compararon un estudio con el objetivo de evaluar si la depresión durante la hospitalización por infarto de miocardio, que predice la mortalidad a los 4 meses, era capaz de predecir la mortalidad a los 8 años.

El estudio observacional prospectivo involucró a 284 pacientes hospitalizados con infarto de miocardio.

La depresión mayor y la distimia fueron evaluadas por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Tercera Edición, Revisada (DSM-III-R), y los síntomas depresivos por el Inventario de Depresión de Beck (BDI).

La edad media de los pacientes durante la hospitalización fue de 64,8 años; el 43% eran mujeres; El 66,7% padecía hipertensión y el 35,7% diabetes mellitus.

Una forma de depresión (depresión mayor, distimia y/o puntuación BDI mayor o igual a 10) estuvo presente en 76 pacientes (26,8%).

La tasa de mortalidad a los 8 años fue del 47,9% (136 casos mortales).

La depresión en el momento del infarto de miocardio no se asoció con la mortalidad a los 8 años en un modelo no ajustado (hazard ratio, 1,25; p=0,22) o multivariante. (HR = 0,76; p = 0,27).

CONCLUSIONES: La depresión después de un infarto de miocardio se asoció con una mayor mortalidad a corto plazo, pero esta relación pareció disminuir con el tiempo, al menos en un grupo de pacientes ancianos con múltiples comorbilidades. ( )

Parakh K y otros, Am J Cardiol 2008; 101:602-606

2008 Psique2008