La aprotinina se asocia con daño orgánico en pacientes sometidos a cirugía cardíaca

La mayoría de los pacientes que se someten a cirugía por infarto de miocardio con elevación del segmento ST reciben terapia antifibrinolítica para limitar la pérdida de sangre.

Los investigadores, coordinados por Dennis T Mangano de la Ischemia Research and Education Foundation de San Bruno en California, evaluaron la seguridad de la terapia antifibrinolítica en un gran número de pacientes.

El estudio observacional involucró a 4.374 pacientes sometidos a revascularización.

Se evaluaron tres fármacos antifibrinolíticos: aprotinina (Trasylol; n = 1295), ácido aminocaproico (caprolisina; n = 883), ácido tranexámico (Tranex; n = 822) en comparación con ningún tratamiento con respecto a los resultados graves.

El uso de aprotinina, un inhibidor de la serina proteasa, se asoció con un riesgo dos veces mayor de insuficiencia renal que requiere diálisis entre los pacientes sometidos a cirugía de la arteria coronaria (odds ratio, 2,59) o cirugía primaria (OR = 2,34).

De manera similar, el uso de aprotinina entre los pacientes sometidos a cirugía primaria se asoció con un aumento del 55 % en el riesgo de infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca (p < 0,001) y un aumento del 171 % en el riesgo de accidente cerebrovascular o encefalopatía (p = 0,001).

Ni el ácido aminocaproico ni el ácido tranexámico se asociaron con un mayor riesgo de eventos renales, cardíacos o cerebrales.

Los tres fármacos redujeron la pérdida de sangre.
La aprotinina se asocia con daño orgánico grave.
El ácido aminocaproico y el ácido tranexámico son alternativas seguras. ( )

Mangano DT et al, N Engl J Med 2006; 354:353-365

2006