Intervención coronaria percutánea: los betabloqueantes no mejoran los resultados, pueden aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca

A pesar del uso creciente, los bloqueadores beta no parecen mejorar las tasas de mortalidad o reducir los eventos cardiovasculares en pacientes de 65 años o más con angina estable pero sin antecedentes de infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, las tasas de reingreso hospitalario a los 3 años por insuficiencia cardíaca fueron más altas entre los pacientes asignados a betabloqueantes que entre los no asignados a estos fármacos.

Se intentó determinar si los betabloqueantes tienen un efecto sobre los resultados en pacientes con angina estable después de una intervención coronaria percutánea (ICP).

Evaluamos a pacientes sin antecedentes de infarto de miocardio, sin insuficiencia cardíaca sistólica y fracción de eyección del ventrículo izquierdo superior al 40 % que se sometieron a PCI entre 2005 y 2013 en 1443 sitios del registro CathPCI.

Se revisaron los datos de 755.215 pacientes; El 71,4% había sido dado de alta con prescripción de betabloqueantes.

Los criterios de valoración fueron mortalidad por todas las causas, revascularización u hospitalización por infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular a los 30 días y a los 3 años.

Durante el período de estudio, la prescripción de bloqueadores beta al alta aumentó en la cohorte examinada (P <0,001). No se encontraron diferencias en la tasa de mortalidad ajustada a 3 años entre los que usaron betabloqueantes y los que no (betabloqueantes, 14 %; sin betabloqueantes, 13,3 %; cociente de riesgos instantáneos ajustado, aHR = 1). Se observaron resultados similares para el infarto de miocardio a los 3 años: bloqueadores beta, 4,2%; sin bloqueadores beta, 3,9%; aHR = 1 ). A los 3 años, no hubo diferencias significativas entre los grupos en ictus (betabloqueantes, 2,3%; sin betabloqueantes, 2%; aHR = 1,08) o revascularización (betabloqueantes, 18,2%; sin betabloqueantes, 17,8%; aHR = 0,97). Encontramos que los bloqueadores beta en la población de estudio se asociaron con un riesgo de reingreso hospitalario por insuficiencia cardíaca a los 3 años (8 % frente a 6,1 %; aHR = 1,18). () Fuente: JACC Cardiovascular Interventions, 2016 2016