Infarto de miocardio, beneficios de clopidogrel sumado a terapia fibrinolítica y aspirina

Una proporción significativa de pacientes que reciben terapia fibrinolítica para infarto de miocardio con elevación del segmento ST (STEMI) tienen reperfusión inadecuada o reoclusión de la arteria asociada con el infarto, lo que lleva a un mayor riesgo de complicaciones y muerte.

Los investigadores de CLARITY-TIMI 28 reclutaron a 3491 pacientes, de 18 a 75 años de edad, que fueron observados dentro de las 12 horas posteriores al inicio del infarto de miocardio con elevación del segmento ST.

Estos pacientes fueron asignados al azar para recibir clopidogrel (carga oral de 300 mg, seguido de 75 mg/día) o placebo.

Los pacientes fueron tratados con un fármaco fibrinolítico, Aspirina, y en su caso con Heparina.

El punto final primario de eficacia incluyó: oclusión arterial relacionada con el infarto en el examen angiográfico, muerte o infarto de miocardio recurrente antes de la angiografía.

El criterio principal de valoración se alcanzó en el 21,7 % de los pacientes del grupo de placebo y en el 15 % de los del grupo de clopidogrel.
La reducción absoluta fue de 6,7 puntos porcentuales a favor de los pacientes tratados con clopidogrel, con una reducción del riesgo del 36% (p < 0,001).

A los 30 días, la terapia con clopidogrel redujo el riesgo de muerte por causas cardiovasculares, infarto de miocardio recurrente, isquemia recurrente que requiere revascularización urgente en un 20% (p = 0,03).

La incidencia de sangrado mayor y hemorragia intracraneal fue similar en los 2 grupos.

En los pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST, el clopidogrel (Plavix) agregado a la aspirina y al tratamiento fibrinolítico estándar mejora la permeabilidad de la arteria relacionada con el infarto y reduce las complicaciones isquémicas (Xagena 2005).

Sabatine MS et al, N Engl J Med, 2005; Primeros lanzamientos

2005