Estudio TOSCA-2: sin mejora de la fracción de eyección al año del implante del stent

La angioplastia con balón con colocación de stent, realizada de 3 a 28 días después de un infarto de miocardio, restablece el flujo sanguíneo en las arterias bloqueadas pero no mejora la capacidad de bombeo del corazón después de 1 año.

El Estudio de Oclusión Total de Canadá (TOSCA 2) es un subestudio en el que participaron 381 pacientes inscritos en el Ensayo de Arteria Ocluida (OAT), el estudio más grande de reperfusión tardía.

Después de 1 año, los investigadores encontraron que en el grupo de pacientes que se sometieron a una intervención coronaria percutánea (ICP), el flujo sanguíneo se restableció en el 93 % de las arterias relacionadas con un ataque cardíaco mediante reperfusión tardía, y el 83 % de estas permaneció permeable durante un año completo versus 25% del grupo tratado con drogas.

Sin embargo, no hubo diferencia entre los dos grupos en la fracción de eyección después de 1 año.

Una posible explicación de la falta de mejora en la fracción de eyección, una medida de la capacidad de bombeo del corazón, es que la reapertura de la arteria puede causar daño microvascular, con fragmentos del coágulo que bloquean los vasos sanguíneos más pequeños. ( )

Fuente: American Heart Association – Scientific Sessions, 2006

cardio2006