Estudio SPRINT: la presión arterial sistólica por debajo de 120 mmHg confiere un menor riesgo de mortalidad y eventos cardiovasculares

Los resultados del Systolic Blood Pressure Intervention Trial (SPRINT) mostraron que una presión arterial sistólica objetivo por debajo de 120 mmHg se asoció con tasas más bajas de muerte y eventos cardiovasculares que una presión arterial objetivo por debajo de 140 mmHg.

Los objetivos apropiados para la reducción de la enfermedad cardiovascular y la mortalidad han sido controvertidos en los últimos años.

En el estudio SPRINT, 9361 personas con presión arterial sistólica mayor o igual a 130 mmHg y con alto riesgo cardiovascular, pero sin diabetes, fueron asignadas al azar a cuidados intensivos con el objetivo de una presión arterial sistólica por debajo de 120 mmHg o un régimen estándar de tratamiento con el objetivo de una presión arterial sistólica por debajo de 140 mmHg.

El punto final primario fue un compuesto de infarto de miocardio, otro síndrome coronario agudo, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y muerte por causas cardiovasculares.
Otro criterio de valoración fue la mortalidad por todas las causas.

SPRINT fue diseñado para examinar el efecto de una reducción de la presión arterial más intensa de lo que se recomienda actualmente para los pacientes que reciben terapia antihipertensiva.

Al año, la presión arterial sistólica media fue de 121,4 mmHg en el grupo de cuidados intensivos y de 136,2 mmHg en el grupo de tratamiento estándar.
Durante el período de estudio, el grupo de cuidados intensivos había tomado un promedio de 2,8 medicamentos antihipertensivos en comparación con 1,8 del grupo de tratamiento estándar.
Todos los medicamentos prescritos eran terapias guiadas por guías y se usaban comúnmente para reducir la presión arterial.

SPRINT se interrumpió después de una mediana de seguimiento de 3,26 años, porque los investigadores observaron una tasa notablemente más baja del criterio principal de valoración en el grupo de UCI: 1,65 % frente a 2,19 % por año; HR = 0,75; IC del 95%, 0,64-0,89.
Las curvas comenzaron a separarse al año y se ampliaron con el tiempo.

Además, la mortalidad por todas las causas fue menor en el grupo de cuidados intensivos que en el grupo de tratamiento estándar (hazard ratio[HR]0,73; IC del 95 %, 0,6-0,9).
Las curvas de mortalidad se separaron a los 2 años y la mortalidad cardiovascular fue un 43 % menor en el grupo de cuidados intensivos (HR, 0,57; IC 95 %, 0,38-0,85).

El número necesario a tratar (NNT) para prevenir un evento de punto final primario fue 61. El número necesario a tratar para prevenir una muerte fue 90 y para evitar una muerte cardiovascular fue 172.

De los componentes del punto final primario, el que más favoreció al grupo de UCI fue la insuficiencia cardíaca (HR, 0,62; IC 95%, 0,45-0,84).
El IM y el accidente cerebrovascular favorecieron menos al grupo de la UCI (HR = 0,83 para MI; IC del 95%, 0,64-1,09; HR para accidente cerebrovascular = 0,89; IC del 95%, 0,63-1,25); no hubo diferencia en los síndromes coronarios agudos (HR = 1; IC 95%, 0,64-1,55).

Los pacientes con un accidente cerebrovascular previo fueron excluidos del estudio SPRINT.

La tasa general de eventos adversos graves fue similar entre los dos grupos (grupo de cuidados intensivos, 38,3 %; grupo de tratamiento estándar, 37,1 %; HR = 1,04; P = 0,25).

Sin embargo, los eventos adversos graves relacionados con hipotensión, síncope, trastornos electrolíticos y lesión renal aguda o insuficiencia renal fueron mayores en el grupo de cuidados intensivos que en el grupo de tratamiento estándar.

No hubo diferencia entre los grupos en la tasa de caídas con lesión, un evento adverso común en personas con hipotensión.
Tampoco hubo diferencia en la bradicardia.

El grupo de cuidados intensivos tuvo más probabilidades de tener un evento adverso grave relacionado con la intervención (4,7 % frente a 2,5 %; HR = 1,88; p < 0,001). Las características y la incidencia de los eventos adversos fueron similares para los mayores de 75 años y la cohorte general. En pacientes con ERC inicial, no hubo diferencia entre los grupos en una disminución mayor o igual al 50 % en la tasa de filtración glomerular estimada (TFGe) o en la aparición de enfermedad renal en etapa terminal.
Entre aquellos sin ERC inicial, el grupo de cuidados intensivos tenía más probabilidades de tener una disminución de la TFGe de al menos un 30 % a menos de 60 ml/min/1,73 m2 (1,21 % frente a 0,35 % por año; HR = 3,49; IC del 95 %, 2.44-5.1). ()

Fuente: Sesiones científicas de la American Heart Association (AHA), 2015

2015 Nephro2015