Estudio RAVEL: El stent liberador de sirolimus previene la progresión neointimal y la reestenosis en pacientes con angina de pecho

La principal limitación de la revascularización coronaria percutánea es la alta incidencia de reestenosis.
Sirolimus (Rapamycin, Rapamune) inhibe la proliferación de linfocitos y células musculares lisas.
Los investigadores del Estudio aleatorizado con el stent liberador de sirolimus Velocity Balloon-Expandible Stent (RAVEL) compararon un stent liberador de sirolimus con un stent no liberador en pacientes con angina de pecho.
El estudio involucró a 238 pacientes.
El punto final primario fue la pérdida luminal tardía después de la colocación del stent (es decir, la diferencia entre el diámetro luminal valle justo después del procedimiento y el diámetro a los 6 meses).
El criterio de valoración secundario, sin embargo, incluyó la tasa de reestenosis (50% o más).
También se consideraron puntos finales de muerte, infarto de miocardio y revascularización percutánea o quirúrgica a 1, 6 y 12 meses.
A los 6 meses, el grado de proliferación de neoíntima, representado por la fuga luminal media tardía, fue significativamente menor para el grupo de stent de sirolimus (-0,01 +/- 0,33 mm) que para el grupo de stent no medicado (-0,01 +/- 0,33 mm) 0,80 +/- 0,53 mm, p < 0,001).
Ninguno de los pacientes tratados con stent de sirolimus en comparación con el 26,6 % de los que se sometieron a stent sin fármacos tuvo una reestenosis del 50 % o más del diámetro luminal (p < 0,001).
No se observaron episodios de trombosis del stent.
Al cabo de 1 año, la incidencia global de eventos cardíacos mayores fue del 5,8 % en el grupo con stent de sirolimus y del 28,8 % en el grupo con stent no medicado (p < 0,001).
Según los datos del estudio RAVEL, se ha demostrado que el stent liberador de sirolimus previene la proliferación y la reestenosis de la neoíntima. ( )

Morice MC et al, N Engl J Med 2002; 346: 1773-1780