El tratamiento intensivo con atorvastatina no consigue detener la progresión de la estenosis aórtica calcificada

La estenosis aórtica calcificada tiene muchas características en común con la aterosclerosis, incluida la hipercolesterolemia.

Se ha planteado la hipótesis de que el tratamiento intensivo para reducir el colesterol puede detener la progresión de la estenosis aórtica calcificada o inducir su regresión.

Un total de 155 pacientes con estenosis aórtica calcificada fueron asignados al azar para recibir atorvastatina (Lipitor, Torvast) 80 mg/día (n = 77) o placebo (n = 78).

El período medio de observación fue de 25 meses.

El tratamiento con atorvastatina redujo significativamente los niveles de colesterol LDL (63 mg/dl de media), mientras que el placebo los mantuvo sin cambios (130 mg/dl de media) (p < 0,001).

El aumento en la velocidad del chorro aórtico fue de 0,199 m por segundo año en el grupo de atorvastatina y de 0,203 m por segundo por año en el grupo de placebo.

La progresión de la calcificación de la válvula fue un promedio de 22,3 % por año en el grupo de atorvastatina y 21,7 % en el grupo de placebo.

Los datos del estudio Scottish Aortic Stenosis and Lipid Lowering Trial, Impact on Regression (SALTIRE) mostraron que la terapia intensiva para reducir el colesterol no puede detener la progresión de la estenosis aórtica calcificada o inducir la regresión. ( )

Cowell SJ y otros, N Engl J Med 2005; 352:2389-2397

2005