El sistema cannabinoide endógeno en el corazón tiene un papel protector contra la isquemia miocárdica

Los efectos del Cannabis sativa se conocen desde hace cientos de años.
Sin embargo, solo recientemente se han identificado 2 subtipos de receptores, CB1 y CB2, que median los numerosos efectos del delta9-tetrahidrocannabinol (delta9-THC) y otros cannabinoides.

La existencia de receptores cannabinoides implica la presencia de ligandos endógenos para estos receptores (endocannabinoides).

Los 2 primeros endocannabinoides, anandamida (araquidonoiletanolamida) y sn-2 araquidonoilglicerol, están formados por fosfolípidos de la membrana plasmática y actúan como agonistas de CB1 y/o CB2.
Tanto los receptores CB1 como los receptores CB2 están presentes en el corazón de las ratas.

El sistema cannabinoide endógeno cardíaco está involucrado en varios fenómenos asociados con efectos cardioprotectores.

La reducción en el área del infarto luego de la isquemia miocárdica observada en ratas expuestas a lipopolisacáridos (LPS) o estrés por calor 24 horas antes fue abolida en presencia de un antagonista del receptor CB2.

Los endocannabinoides y los cannabinoides sintéticos ejercen efectos cardioprotectores directos en corazones de rata aislados.

La capacidad de los cannabinoides para reducir el área del infarto se confirmó in vivo en ratones y ratas anestesiados.
Este último efecto parece estar mediado por los receptores CB2.

Por lo tanto, el sistema cannabinoide endógeno en el corazón a través de la activación de los receptores CB2 parece representar un importante mecanismo protector contra la isquemia miocárdica. ( )

Lamontagne D y otros, Arch Mal Coeur Vaiss 2006; 99:242-246

2006