El riesgo de infarto agudo de miocardio es un efecto de clase de los inhibidores de la COX-2

La seguridad cardiovascular de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) con acción inhibidora selectiva de la ciclooxigenasa-2 (COX-2) es un tema de debate tras la retirada del mercado de Vioxx (rofecoxib).

No se sabe si otros inhibidores de la COX-2 (etoricoxib/arcoxia, valdecoxib/bextra) aumentan el riesgo cardiovascular.

Se realizó un estudio en una cohorte de 486 378 personas registradas en la base de datos de investigación de práctica general del Reino Unido con al menos una receta para un AINE entre junio de 2000 y octubre de 2004.

Se compararon un total de 3.643 casos con infarto de miocardio con 13.918 sujetos control.

El uso actual de etoricoxib se asoció con un riesgo 2,09 veces mayor de infarto de miocardio en comparación con la ausencia de uso durante el año anterior.

El uso actual de rofecoxib (razón de tasas; 1,29), celecoxib (Celebrex) (RR = 1,56), diclofenaco (Voltaren) (RR = 1,37) tuvo un riesgo significativamente mayor de infarto de miocardio.

El uso actual de valdecoxib se asoció con un RR de 4,60.

La relación de tasas pareció aumentar con las dosis diarias más altas de inhibidores de la COX-2 y también aumentó en pacientes sin factores de riesgo cardiovascular importantes.

El estudio realizado por investigadores de Charite-Universitaetsmedizin en Berlín (Alemania) y el Centro de Salud de la Universidad McGill en Montreal (Canadá) proporcionó evidencia que respalda la hipótesis de que el riesgo elevado de infarto agudo de miocardio es un efecto de clase de los inhibidores de la COX. ( )

Anderson F y otros, Circulación 2006; 113: 1950-1957

2006 Reuma2006