Efectos secundarios de las estatinas en hombres y mujeres

Un estudio prospectivo de etiqueta abierta cuantificó los efectos indeseables de las estatinas. Se analizaron los datos de más de 2 millones de pacientes, presentes en la base de datos Qresearch, con edades comprendidas entre los 30 y los 84 años, de los cuales el 10,7% eran nuevos usuarios de estatinas.
Al 70,7% se les prescribió simvastatina (Zocor), 22,3% atorvastatina (Lipitor), 3,6% pravastatina (Pravachol), 1,9% rosuvastatina (Crestor) y 1,4% fluvastatina (Lescol).

Se encontró que el uso de estatinas estaba asociado con un riesgo reducido de cáncer de esófago, pero con un mayor riesgo de disfunción hepática moderada o grave, insuficiencia renal aguda, miopatía moderada y grave y cataratas.

Los efectos adversos fueron similares para todas las estatinas analizadas, con la excepción de la disfunción hepática, donde el riesgo fue mayor para la fluvastatina.

Un efecto dosis-respuesta fue evidente para la insuficiencia renal aguda y la disfunción hepática.

Todos los riesgos persistieron durante el tratamiento y fueron más altos en el primer año.
Después de suspender el tratamiento, el riesgo de cataratas volvió a la normalidad dentro de 1 año en mujeres y dentro de 1 a 3 años en hombres; el riesgo de insuficiencia renal aguda volvió a la normalidad en 1 a 3 años tanto para hombres como para mujeres; y disfunción hepática dentro de 1-3 años en mujeres y a los 3 años en hombres.

Para las mujeres, el número necesario a tratar (NNT), para cualquier estatina, para prevenir 1 caso de enfermedad cardiovascular durante 5 años fue 37 y para el cáncer de esófago, 1266; para los hombres, los valores respectivos fueron 33 y 1082.

En mujeres, el número necesario para dañar (NND) por un caso adicional de insuficiencia renal aguda durante 5 años fue de 434, por miopatía moderada-grave 259, por disfunción hepática moderada-grave 136 y por catarata de 33.

En general, el NNH y el NNT para hombres fueron similares a los de las mujeres, con la excepción de la miopatía donde el NNH fue 91. ()

Hippisley-Cox J, Coupland C, BMJ 2010; 340: c2197

2010